Las ciudades podrían ser enemigas del adulto mayor

Las ciudades podrían ser enemigas del adulto mayor

En México, el 10.4% de la población tiene más de 60 años y a pesar de ello, no existe infraestructura urbana que tome en cuenta sus necesidades.

Por Juan Carlos Machorro > @juanmachorro

En México, la población de adultos mayores experimenta un crecimiento acelerado y, de acuerdo con diversas proyecciones, para el 2050 esta cifra crecerá hasta ser una cuarta parte de la población del país. Esto a su vez, incrementará la demanda de servicios de salud, vivienda, pensiones y espacios urbanos adecuados para el libre tránsito de personas de la tercera edad.

Según el Instituto de Investigaciones Sociales (IIS), existe toda una política internacional para tener ciudades amigables para las personas mayores, pero en la Ciudad de México eso no se está implementando porque sus calles y edificaciones siguen siendo implantados por desarrolladores que no planean en las características que tiene la población actual y menos la del futuro cercano.

Por esta razón, los investigadores Carlos Garrocho Rangel, doctor en geografía social por la Universidad de Exeter, Inglaterra, y profesor investigador de El Colegio Mexiquense; así como Juan Campos Alanís, doctor en geografía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y profesor investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), se dieron a la tarea de estudiar la dimensión socioespacial del envejecimiento en el país.

Esta investigación quedó plasmada en el libro Segregación socioespacial de la población mayor. La dimensión desconocida del envejecimiento, publicado por Librería de El Colegio Mexiquense, A.C., en donde destacan que la población de 65 años y más se duplicará en el planeta para 2040, por lo que este cambio en la estructura demográfica remodelará la economía mundial, así como los principales lugares donde la gente vive y trabaja.

Garrocho, uno de los autores, dijo que uno de los motivos del estudio de este tema fue porque las ciudades, en general, están pensadas para gente que no tiene problemas de movilidad, por lo que para aquellos que tienen problemas la vida se vuelve más complicada.

Alertó que “la forma en como está pensada la ciudad puede hacer que el grupo de población de 65 años en adelante vea reducido su ámbito de acción”.

Para Juan Campos Alanís, otro de los autores, debe cuidarse la parte de la política pública orientada a la atención de este grupo de población pero también se debe tomar en cuenta el aspecto familiar, es decir, cuál es el rol que están jugando estas personas dentro de las familias.

Dijo que “antes era muy común ver que los hijos se hacían cargo de los padres, pero esto era cuando hablamos de familias muy extensas. Cuando cambia la estructura familiar y cada vez son menos hijos, los roles cambian, y hay un alejamiento de los hijos hacia los padres. Esto se combina con esta cuestión de ciudades mal diseñadas”.

En el libro aparece la palabra socioespacial, debido a que lo espacial, la geografía de las cosas, la localización, la manera como están hechos los espacios físicos, se vinculan con la manera como la sociedad se comporta y con las posibilidades que se tienen de realizar actividades.

Explicó que “esta ciudad es un ejemplo. Pensemos en una persona que tiene ciertos problemas de movilidad y que solamente tiene un hijo, o sus hijos viven muy lejos porque ya no es fácil encontrar vivienda cerca de la de los padres. Incluso si vive cerca es complicado. Eso se combina con el hecho de que los salarios de las personas van a la baja y ahora en el matrimonio ambos trabajan y hay que repartir el tiempo entre el trabajo, los hijos, la casa y los padres”.

La segregación en la Ciudad de México se da por procesos ya que la parte cultural arraiga a las personas al lugar donde se hizo una vida, en comparación de otros países donde es más fácil moverse a ciudades donde será más fácil pasar la edad de la senectud.

ENVEJECE EL MUNDO Y SE CONFRONTA CON SUS CIUDADES

El envejecimiento y urbanización globales están siendo dos temas de gran confrontación, y para el año 2050 el número de personas de 60 años de edad y más como proporción de la población global se habrá duplicado, de 11% en el 2006 a 22%.

Para entonces, por primera vez en la historia de la humanidad, habrá más personas mayores que niños (de 0–14 años de edad). Los países en desarrollo están envejeciendo a un ritmo mucho mayor que los países desarrollados: dentro de cinco décadas, poco más del 80% de las personas mayores del mundo vivirán en países en desarrollo, frente a 60% en el 2005.

LA RED MUNDIAL DE CIUDADES AMIGABLES CON LOS ADULTOS MAYORES

Organización Mundial de la Salud (OMS) impulsó desde 2007 la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, cone l fin de que haya infraestructura citadina amigable con el envejecimiento en sus políticas, servicios y estructuras relacionadas con el entorno físico y social de sus calles, ciudades, edificaciones, etcétera. En definitiva, son pueblos y ciudades que promueven y facilitan un envejecimiento activo.

Este proyecto pretende incorporar la perspectiva del envejecimiento poblacional en la planificación urbana. Al igual que ocurre con la accesibilidad que plantea al buscar planificar y diseñar los entornos y servicios desde la perspectiva de las necesidades de las personas mayores redundará en beneficio de toda la población.

Deja un comentario