¿Qué pasó con los residuos de los derrumbes del sismo?

¿Qué pasó con los residuos de los derrumbes del sismo?

Una de las problemáticas a las que la CDMX se ha enfrentado, después del sismo del 19-s, es a la recolección y distribución de cascajo. Y es que la única empresa en México especializada en el procesamiento de residuos de derrumbes controlados, Concretos Reciclados, se ubica en la delegación Iztapalapa.

Sin embargo, la problemática ni siquiera llega a ser de sobredemanda, sino que de las 26 mil toneladas de cascajo que nos dejó el sismo, ninguna llegó a este centro de procesamiento. En cambio, los restos únicamente llegaron al Bordo Poniente o uno de los 14 tiraderos aprobados por la Secretaría de Medio Ambiente.

“No llegó nada, ni un metro cúbico. Nuestros principales clientes son particulares, empresas socialmente responsables (ESR) o con alguna certificación tipo ISO”, explica Enrique Granell, gerente de la empresa.

Concretos Reciclados es capaz de producir un material que puede ser reutilizado como mezcla asfáltica y concreto para banquetas, sin embargo, para obtener un metro cúbico de éste, se debe contar con 1.3 toneladas de escombro libre de aceites, grasas, baterías, asbestos, llantas usadas, orgánicos, papel, madera, etc.

Esta podría ser la principal razón por la que no ha llegado material resultante de demoliciones no planeadas o derrumbes originados por el sismo.

“Me parece que hay un enfoque que ha pasado desapercibido. Los 40 edificios que tiró el sismo, por ejemplo, con entre cuatro y cinco niveles, generaron según mis cálculos 20 mil metros cúbicos de escombro lo que equivale a 26 mil toneladas aproximadamente. Sin sismo, la Ciudad de México genera esta misma cantidad en tan sólo cuatro días. Ese dato es más alarmante que los números del sismo en sí: la cantidad de escombro que la ciudad genera y que no es reciclado es superior a la del 19 de septiembre”, señala Granell.

También te puede interesar:  El nuevo Hospital de Cuajimalpa será sustentable

Yo creo que serán las nuevas generaciones quienes tengan la convicción de entrarle al tema, sin la intención de seguir posponiéndolo. Nosotros quisiéramos tener más competidores en este sector; con tres plantas más como ésta, para hacer un total de cuatro, podríamos resolver el problema del escombro en la CDMX. Pero mientras no se piense de manera seria en que éste debe ser reciclado, difícilmente habrá más competencia”, sentencia.

Deja un comentario