Llevar el arte a la gente y no la gente al arte

Llevar el arte a la gente y no la gente al arte

En el Jardín Botánico de Culiacán, Sinaloa, el público se apropia del arte.

Por Juan Carlos Machorro > @juanmachorro

La arquitecta mexicana,Tatiana Bilbao, participó en el evento Mextrópoli y en ese marco, hizo énfasis en el fomento de la transformación social a través de la alteridad en la arquitectura.

Explicó que los arquitectos deben aprender a pensar en el otro; ser el otro. Ejemplificó lo anterior con el caso del Jardín Botánico de Culiacán, Sinaloa, en donde durante más de 10 años ha desarrollado una serie de proyectos que intervienen arquitectónicamente el jardín existente, llevando el arte a la gente y no a la inversa.

Recordó que cuando llegó al Jardín Botánico, su mente de arquitecta; imperialista, quería ordenar o corregir el lugar, pero detalló que al platicar con la gente y analizar que requerían y les agradaba, más allá de su visión de arquitecta, llevó el arte extramuros para la apropiación social.

Dijo que se han realizado diversos estudios en el sitio para hacer un proyecto intuitivo con aportación y retomando ideas de los sinaloenses, ya que, desde un comienzo al revisar el parque, su tamaño, estructuras y visitantes, se percató que lo mejor era establecer una conexión más real con el arte y la persona.

También mencionó que fue esencial el entender que los espacios públicos deben ser ordenados y no sólo redirigirlos, para lo cual integró varios conceptos urbanísticos y biológicos.

En el Jardín de Culiacán están algunas de sus obras icónicas como un vocho chocado que se colocó junto a un árbol para la mayor atracción de la duda general sobre que hace un automóvil chocado en medio parque. Otras obras son el juego de luz de las edificaciones, un auditorio y espacios educativos de interacción social. Para que, con esta perspectiva, las obras de arte que se coloquen o se dialoguen nunca olviden que es un parque botánico no un museo.

Añadió que este es un sitio de acceso público y fue importante entender que el arte es de todos y se puede acercarse al mismo; así se reflexiona que el capital privado puede mezclarse en el espacio público, impulsando a que el arte esté al alcance de quienes lo aprecian muy lejano.

Deja un comentario