Cambio climático: el mundo no está preparado

Cambio climático: el mundo no está preparado

Las acciones del ser humano tienen consecuencias graves en todos los continentes y océanos; la situación empeorará si no se actúa pronto, ¿podremos con este nuevo futuro?

Por Pablo Hernández Lodigiani > @Pablohelo

El calentamiento global es una amenaza real y está en constante crecimiento, y es ahora cuando todas las ciudades del mundo deben atender este fenómeno, ya que de no hacerlo podrían perjudicar la calidad de vida de los habitantes urbanos -que en los próximos años multiplicará su densidad-, el rendimiento de las instituciones y el vínculo del medio ambiente-metrópoli que es más vital de lo que se cree.

Un ejemplo que demuestra el interés de las naciones por atender este dilema internacional es el Acuerdo de París de 2015, un tratado firmado por 195 países que busca generar acuerdos que puedan reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero.

Sin embargo, a pesar de la implementación de este plan y de otros como el Protocolo de Kioto y las Cooperaciones Internacionales, sigue sin verse un futuro capaz de combatir este problema que sin duda puede salirse de proporción.

Urge nuevo plan de resiliencia urbana para atender el cambio climático

Por su parte, Edward J. Blakely, investigador del Lincoln Institute of Land Policy, explicó en diciembre de 2007 algunos de los daños inmediatos que pueden verse en las sociedades y en las urbes en caso de no afrontar este tema con la seriedad, especialización y unión que se requiere.

En su trabajo, Blakely contó que los extraños patrones de clima, las olas de calor que maltratan duramente a ciudades como Sídney, los constantes cambios del nivel del mar que pueden provocar inundaciones que paralizan las áreas urbanas, y el óptimo desarrollo de las obras sostenibles son algunos de los contratiempos que se ponen en riesgo con el acecho del cambio climático.

También te puede interesar:  Países nórdicos defienden su medio ambiente

Un reto más que se une a esta cuestión, aseguró Edward J. Blakely, es que este problema no puede ser anticipado, y es por ello que un nuevo paradigma de resiliencia urbana debe desarrollarse.

“La lucha contra el cambio climático es una disputa contra el tiempo”, agregó el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el evento SXSL (South by Southwest Conference & Festivals), donde dialogó con el actor Leonardo Di Caprio y la científica de la Texas Tech University, Katharine Hayhoe, sobre este tema. Y es que diariamente se padecen los efectos de este cambio climático, que se ha transformado en una urgencia urbana que debe atenderse a la brevedad.

“Debemos poner los frenos ahora (…) cuando se piensa en el cambio climático”, continuó Barack Obama, “hay una gran diferencia entre los océanos creciendo tres pies o diez pies; cuando se inunda tres pies es inconveniente y disruptivo, pero es manejable. Tres pies significa que recorres a las casa un tantito más lejos de las playas. Un aumento de 10 pies significa que la playa ya no existe”.

Labor de las ciudades

¿Cómo deben actuar las ciudades? En principio, el cambio climático se debe tratar con la seriedad de cualquier otro problema que aqueja a las metrópolis, como la calidad del aire, la densidad del tránsito o la inseguridad y debe manejarse como una cultura hasta en los niños de temprana edad, ya que este problema sólo se puede atender de generación en generación. De no hacerlo, se perderá una carrera importante que los próximos habitantes del mundo padecerían de lleno, ya sea con falta de alimentos, escasez de espacios verdes o la pérdida de cultivos, que dañaría severamente las economías locales.

También te puede interesar:  Buscan rescatar paso peatonal en Brooklyn

Por su lado, Katharine Hayhoe, sentencia que la nociva calidad del aire que se vive en muchas ciudades del mundo debe ser incentivo suficiente para actuar en contra del cambio climático, ya que lo que se está viviendo es uno de los más claros efectos de ese suceso.

El cambio climático es real, está dañando al mundo y continúa sucediendo. En caso de no actuar, los asentamientos humanos corren el riesgo de fallar. No funcionarán las estructuras verdes y sostenibles de las urbes, y se lastimará la economía y el financiamiento de las ciudades, lo cual llevará a un deterioro económico que puede hacer más eco que cualquier desplome de la moneda. 

¿Qué pasa en la construcción de ciudades con el cambio climático?

El futuro de la planeación de las ciudades es un reto para más de un urbanista que siendo consciente de las posibles consecuencias; se plantean proyectos que van allá del arte de proyectar arquitectura o urbes.

El reto es el aumento un par de grados en la temperatura global, lo cual condicionará un paisaje urbano totalmente nuevo que debe de ser analizado y tenido en cuenta.

Deja un comentario