Campos de refugiados, ciudades emergentes

Campos de refugiados, ciudades emergentes

De estos campos temporales puede nacer ciudades que incluyan y cumplan las necesidades de sus habitantes.

Por La Redacción > @citymanager_

Debido a desastres naturales y conflictos armados, diversas poblaciones en el mundo han tenido que abandonar sus hogares para desplazarse a un lugar seguro, como lo son los campos de refugiados.

Cada año, 221 millones de personas se ven directamente afectadas por desastres naturales, como huracanes, terremotos e inundaciones, lo que representa cinco veces el número de víctimas por conflictos armados, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Calle principal del campo de Zaatari.
Calle principal del campo de Zaatari.

En tanto, las personas que se han desplazado por las guerras han aumentado pues de 2013 al 2014 la cifra pasó de 51.2 millones de personas a 59.5, es decir, 8.3 millones de personas más, de acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

De los 59.5 millones personas que se desplazaron por algún conflicto bélico, 19.5 millones se refugiaron en otros país, 38.2 millones se desplazaron internamente y 1.8 millones solicitaron asilo.

Líbano, Jordania, Irak, Turquía y Egipto son algunos países que han dado refugio a millones de víctimas, pero enfrentan problemas como el agotamiento y saturación de sus recursos.

Para alojar a las víctimas de dichas crisis, las autoridades habilitan campos de refugiados, donde la prioridad es contar con suministro de agua potable, instalaciones sanitarias, asistencia médica y suministro de alimentos.

Debido a que los refugios crecen aceleradamente en lugares geográficamente inaccesibles, se registran otros problemas, como el hacinamiento, desempleo y violencia, por lo que estos lugares se vuelven insostenibles.

Estos son algunos ejemplos de campos de refugiados y los problemas que enfrentan:

  1. El campo de refugiados de Dadaab, en Kenia, fue creado durante la década de los 90 con una población inicial de 90 mil personas que huían de la guerra civil de Somalia.

Actualmente en el lugar viven 350 mil personas, por lo que es el campo de refugiados más grande del mundo.

2.  Jordania alberga el segundo mayor campo de refugiados del mundo, Zaatari, con 80 mil sirios que han huido de la guerra desde 2012, según el último recuento oficial realizado en noviembre de 2015 por la agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los refugiados.

3. Cada día, en Zaatari nacen entre 10 y 18 bebés. El lugar cuenta con transporte, servicios y pequeños negocios sobre las avenidas que proveen a la población de toda clase de productos, ayudando de esta forma a mejorar la economía de las familias aunque sus necesidades siguen creciendo.

4. En Grecia hay una isla llamada Kos que ha recibido a más de 7 mil refugiados que han cruzado del Mar Egeo desde las costas de Turquía. Muchos de estos inmigrantes indocumentados provienen de Afganistán, que se encuentra sumergido entre el conflicto de Siria e Irak. Más de 146 mil refugiados han atravesado las costas para evadir el conflicto de aquella zona.

5. El edifico Bautzen, en Alemania, había servido como refugio para muchos inmigrantes que buscan escapar de esta guerra que envuelve a sus países. Alemania ha sido uno de los países que más ha abierto sus puertas a cuidar a los indocumentados, sin embargo, este refugio que se encuentra en Sajonia, uno de los 16 estados federativos de Alemania, estalló en llamas, dejando a miles de refugiados sin techo.

La suma de población y la carencia de ayuda humanitaria para estos refugios son cada vez peores: las necesidades aumentan y lo que parecía una situación temporal ahora es una realidad aceptada por millones de familias que ven cada vez más lejana la posibilidad de poder regresar a su hogar.

Por lo anterior, estos asentamientos deben de ser reconocidos como ciudades emergentes y sustentables que tienen capacidad de prever problemas de infraestructura y expansión urbana y pensarlas como organismos crecientes que ofrecen soluciones integrales no solo a corto, sino a mediano y largo plazo que garantice una mejor calidad de vida de estas comunidades.

En estos refugios ‘temporales’ suceden cosas: la gente rehace su vida y crece una ciudad, por lo que la inclusión social para reactivar la convivencia y ofrecer mejores oportunidades para las poblaciones de estas nuevas ciudades es el reto a afrontar.

Deja un comentario