Vía: The Straits Times

Más allá de lo estético

Los jardines verticales son la alternativa para aumentar los espacios verdes en las ciudades e integrar la naturaleza en las edificaciones.

Por Andrea Peniche > @aneapt

Las áreas verdes y terrenos fértiles que existen en las grandes ciudades no son suficientes para contrarrestar los efectos de la contaminación, además de que se ha vuelto imposible aumentarlos debido a la rápida expansión de la mancha urbana y el crecimiento del desarrollo inmobiliario que le ha quitado espacio a la naturaleza y  se ha adueñado del entorno.

Ante esa situación, los jardines verticales podrían ser vistos como una solución o alternativa para no desatender la preservación de espacios verdes en las ciudades e integrar la naturaleza en las edificaciones, lo cual además de agregar valor estético, brinda múltiples beneficios en materia de salud, ambiental, social y económica.

Estas instalaciones son paredes o muros cubiertos de diversos tipos de plantas que no requieren de tierra pues son cultivadas sobre una estructura especial de material fibroso y que pueden ser utilizadas en paredes interiores o exteriores de diferentes tipos de construcciones.

Muchos podrían pensar que se trata sólo de una moda reciente, sin embargo las primeras apariciones son  antiguas, aunque no existe un dato preciso de en dónde y cuándo surgieron, hay información de su existencia antes que los Jardines Colgantes de Babilonia construidos en el siglo VI a.C.

Es probable que en la antigüedad el fin de estos muros era estético , sin embargo con el paso del tiempo y ante la necesidad de hacer frente al impacto ambiental, los jardines verticales se han vuelto una tendencia ecológica para las urbes que necesitan incrementar espacios naturales para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y ayudar al planeta.

También te puede interesar:  Anuncian ganadores "Desafío Alcaldes 2016"

La Organización Mundial de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud recomiendan a las ciudades contar con un mínimo de 16 a 9 metros cuadrados de áreas verdes por persona, sin embargo, la mayoría tienen un déficit, incluyendo a la Ciudad de México, en donde 8 de las 16 delegaciones no cuentan con dicha recomendación.

Por eso, este tipo de infraestructura vegetal puede recuperar los espacios urbanos al aportar los siguientes beneficios:

– Mejoran la calidad del aire  las plantas son filtros naturales que atrapan toneladas de gases contaminantes y se encargan de convertir el dióxido de carbono, sustituyéndolo por oxígeno, lo que benéfica la calidad del aire.

– Reutilizan el agua: el sistema de riego empleado es desde arriba, lo que permite que escurra por todo el muro y sea recogida con una bandeja especial donde se drena. También evitan que el agua de lluvia llegue al drenaje y sea aprovechada por las plantas, generando menos desbordamientos e inundaciones.

– Regulan la temperatura del ambiente y de la construcción en donde son colocados: actúan como escudos contra el calor, frío, lluvia, viento, radiación UV y luz, lo que permite reducir los efectos del cambio climático.

-Permite ahorros económicos: al nivelar la temperatura del lugar, la energía eléctrica que se consume es menor al no requerir de aire acondicionado o calefacción.

– Las plantas son aislantes de ruido, además de que incrementan la biodiversidad y vida silvestre.

-Aumentan la plusvalía de la zona en donde son instalados y también protege las paredes de la construcción lo que brinda durabilidad y reduce el costo del mantenimiento del edificio.

También te puede interesar:  Fomentan en Chile cultura de cuidado a los perros callejeros de las ciudades

-Mejora la calidad de vida y rendimiento diario de sus habitantes pues reduce el estrés y la depresión, además de fomentar entornos positivos.

La Ciudad de México ya cuenta con algunos jardines verticales en hoteles, plazas, oficinas y próximamente en las columnas del segundo piso del Anillo Periférico, las cuales gracias al proyecto ciudadano Vía Verde pretenden cambiar de manera positiva la imagen urbana de una de las vías más transitadas de la capital.

Deja un comentario