Concept Stores, alta experiencia en shopping

Concept Stores, alta experiencia en shopping

Productos exclusivos, experiencia de compra y sensación de exclusividad son el común denominador de las Concept Stores, oasis en la tierra de los grandes centros comerciales.

Por Andrea Peniche > @aneapt

 

Las concept stores no son tiendas tradicionales; puedes encontrar desde accesorios para el baño hasta una escultura, pasando por un buen café o un platillo gourmet y todo con una característica especial: sus productos y servicios fueron cuidadosamente curados y elegidos por sus vendedores, brindando así garantía de estilo y calidad.

Este tipo de espacios no están pensados para sólo entrar, comprar y retirarse, sino que permiten disfrutar y admirar cada uno de los rincones haciendo que los clientes se sientan especiales.

Destacar entre los demás

Es probable que este concepto haya nacido ante la necesidad de destacar y mostrar algo diferente en el mercado debido a la saturación de productos y competencia de marcas.

No se sabe con exactitud cuándo y en dónde nacieron, aunque se dice que es la nueva forma de llamarle a lo que eran las boutiques en Francia. Las concept stores más reconocidas en el mundo son Colette, en París, Francia; 10 Corso Como, en Milán, Italia, y Mouki Mou en Londres, Inglaterra; y como siempre, México no se quiere quedar atrás.

México nunca se queda atrás

El primer espacio de este tipo abrió sus puertas en la capital mexicana en el año 2008 con el nombre “Punto i Coma” ubicado en las Lomas de Chapultepec y después, bajo ese concepto y debido a su éxito, más y más de estos lugares comenzaron a instalarse, todos con un estilo propio.

En el 2010, una casa de los años cuarenta ubicada en Emilio Castelar 149, en Polanco, se convirtió en “Common People”, un espacio creado y curado por Mónica Beringer y su esposo Max Feldman, en donde puedes encontrar cosas no tan comunes para gente común.

También te puede interesar:  Nace un museo al norte de la CDMX

La idea de crear este espacio nació cuando Mónica y Max creyeron que la Ciudad de México merecía tener un espacio digno que reuniera toda clase de artículos, gastronomía, accesorios, arte, ropa y marcas nacionales e internacionales, una pequeña cafetería y terraza, en donde la gente pudiera disfrutar de un momento agradable.

Un concept store, no tiene que ser una casa adaptada sino que puede ser cualquier espacio que sea curado por los dueños basándose en su clientela, sus gustos, esencia, personalidad y propuestas.

La experiencia

Entrar en un concept store podría parecer confuso para algunas personas pues junto a tazas, libros y lentes de sol, puedes encontrar productos gourmet, audífonos, maletas y hasta aceites corporales.

Entonces ¿es fácil que convivan muchos artículos y servicios en un mismo lugar? La respuesta es sí. Parte de la esencia de estos lugares es que cada uno de los productos respira el mismo aire que los otros. Es decir, una marca de renombre y lujosa, convive junto a otra marca emergente y lo que ofrece a los clientes es que puedan valorar en sí al producto y no a la marca en general.

Estos espacios, menciona Mónica, permiten que la clientela vaya en busca de algún artículo pero al existir una diversidad enorme, terminen llevándose algo que no tenían contemplado.

“Esto diferencía la experiencia de compra con otras tiendas, aquí te encuentras con productos en tu camino que no tenías contemplados (…) los clientes dicen: vengo por unos zapatos y acabe con una tetera”, señaló.

Common People también cuenta con otro espacio en la colonia Juárez dedicado a los hombres y próximamente planean abrir uno más en la ciudad.

Todo bajo el mismo techo

También te puede interesar:  Reciclar celulares reduce hasta 60 mil toneladas de CO2

Obra del matrimonio conformado por Deborah Salmón y su esposo Luis Desvignes, en el 2015, en la calle de Medellín 67, en la colonia Roma, abrió sus puertas Roma Quince que se encuentra dentro de una casa porfiriana y en donde conviven una innovadora gastronomía gourmet y siete tiendas con productos exclusivos bajo un mismo techo.

Esta original propuesta nació primero en San Miguel de Allende con el nombre de Cuna Quince y al lograr éxito entre los turistas decidieron traerlo a la capital.

“A la gente le encanta porque viene, se sienta, come y luego hacen shopping. O hay gente que sólo viene a explorar y a llevarse la idea de necesitar algo”, mencionó Salmón.

Uno de los principales atractivos de la casa es su restaurante “Carlota & Emilia” –nombres de las hijas de los dueños- cuentan con variedad de platillos, 200 etiquetas de vino, tablas de quesos, chocolate, sándwiches gourmet, hamburguesa, pizza, té, café y hasta comida japonesa.

Roma Quince es descrita por Deborah Salmón como una plaza comercial exclusiva, auténtica y estructurada que impulsa al diseño mexicano en sus tiendas de interiorismo y decoración. Aquí encuentras muebles, tapetes, vajillas de diversos estados de la República, cojines, telas elegantes y finas, antigüedades, ropa de alta costura tradicional, fabricación de trajes y camisas hechas a la medida, zapatos clásicos, perfumería y cosméticos.

“No hay manera de que lo encuentren en cualquier lugar, las marcas y todo lo que tenemos aquí es único. Desde la atención y cómo te sirven el café, el té, el tipo de decoración que hay junto con el ambiente, es una experiencia diferente y no te sientes en la ciudad”, aseguró.

Es un lugar estético, con clase, estilo, ambiente y una esencia propia pues todo está curado por los mismos dueños quienes eligen qué puede o no estar dentro del lugar ya que la idea es cuidar la imagen del mismo y mantener el ambiente que lo caracteriza.

“Hacemos un equipo. Todo se mezcla con todo y el común denominador es la armonía, desde las antigüedades hasta los textiles. Todo combina con todo, esa es la idea”, dijo Salmón.

Próximamente Roma Quince planea crecer hacía otros estados de la república, piensan establecerse en lugares como San Cristóbal de las Casas, el centro de Puebla y en la Ciudad de México en alguna casona antigua, de las que abundan, en Lomas de Chapultepec.

Deja un comentario