Downtown: una experiencia única

Downtown: una experiencia única

El hotel boutique Downtown del Centro Histórico es una joya arquitectónica que captura el pasado y presente de un México que se resiste a desaparecer.

 Por Óscar Rojas > @oskar_rojasv

De ser sastrerías, despachos, fondas de comer, espacios para intelectuales y diversas manifestaciones culturales; hoy en día el Hotel Downtown se ha convertido en una referencia obligada para quien visita la Ciudad de México.

Foto Carlos Garza
Foto Carlos Garza

Palacio de los Condes de Miravalle en el siglo XVII, lugar de oficinas, despachos, sastrerías y loncherías en el XX, el edificio número 30 de la calle Isabel la Católica, en el Centro Histórico, alberga hoy al hotel Downtown, que ha logrado preservar la historia del inmueble e insertarla en pleno siglo XXI.

Esta joya arquitectónica ha sufrido varias remodelaciones en su existencia. La primera fue en 1846 cuando alojó al Ateneo Mexicano, fundado por Ángel Calderón de la Barca, primer embajador español en México. Años más tarde se dio paso al “Hotel Bazar”, el cual funciono hasta el año 1930. El dueño de la propiedad, Francisco S. Iturbide, realizó varias adaptaciones para ser utilizada como despachos y departamentos, tomando entonces el nombre de “Edificio Jardín”.

En 1983 el inmueble registró varias modificaciones y se convirtió en el “Bazar Centro”, que dio cabida a muchas joyerías, pero también a restaurantes y comercios de distintos giros.

Foto Carlos Garza
Foto Carlos Garza

En 2012 el Grupo Habita abrió las puertas del hotel Downtown México, el cual es una mezcla colonial del siglo XVII con una arquitectura industrial. Esta edificación, que no ha perdido su esencia arquitectónica, está considerada como patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

También te puede interesar:  Amplian horarios en bosques capitalinos

Parte de la filosofía de Grupo Habita es que la cultura se integre en el concepto. Cherem – Serrano Arquitectos fue el despacho encargado de remozar el inmueble y conservar su estilo virreinal. La construcción combina elementos coloniales e indígenas, como los detalles alrededor de las ventanas de la fachada, paredes de piedra volcánica y mosaicos hechos a mano.

Cuenta con 17 habitaciones y suites donde se resume la perfecta elegancia y diseño del lugar.

Al entrar te engancharás de inmediato al pasado, ya que después de pasar por el vestíbulo verás aparecer un patio sombreado por naranjos que forman un techo ecológico que da un toque especial al lugar. Al fondo sobresale su portentosa escalera con barandal de fierro forjado, así como un fresco del pintor Manuel Rodríguez Lozano, realizado en 1944, titulado “El Holocausto”. A su vez se encuentra el balcón central del palacio de los Condes de Miravalle, en el cual se ubica el breackfast patio y lobby del Downtown, donde te permitirá disfrutar de su arquitectura colonial.

Foto Carlos Garza
Foto Carlos Garza

Otro de los atractivos con los que cuenta, es su terraza majestuosa, donde tendrás una vista única del Centro Histórico, con sus iglesias, la Torre Latinoamericana, la fachada del Casino Español, entre otros. Es el lugar idóneo para una celebración o simplemente relajarse con una buena bebida. También cuenta con la Pool Terrace donde se ubica la alberca y jacuzzi con un bar que te permitirá  pasar un momento increíble.

Sus habitaciones guardan ese misticismo histórico que te transportan a otras épocas, cuando fueron sastrerías, departamentos o fondas de comida, pero ahora diseñadas y decoradas bajo el concepto integral que caracteriza al Grupo Habita en sus hoteles.

También te puede interesar:  Reconstrucción de la ciudad

Si buscas algo diferente y vivir una experiencia inolvidable, no dudes en visitar el hotel Downtown en cualquier época del año, donde podrás disfrutar del pasado y el presente en una mezcla arquitectónica y de diseño que captura la esencia de un México que se resiste a desaparecer.

Foto Carlos Garza
Foto Carlos Garza

Deja un comentario