Combaten con arte fallas en iluminación urbana

Combaten con arte fallas en iluminación urbana

Alumnos de la Universidad del Sur en Chiapas ponen el ejemplo y actúan para iluminar las calles de su ciudad.

Por Iván Valero > @ivanvalero_

Las ciudades no tienen horarios y por tanto, no cierran al anochecer, es por ello que la iluminación urbana es un elemento fundamental para el desarrollo de las mismas, un desarrollo que va desde el impulso económico hasta la seguridad ciudadana.

Del mismo modo, descuidar este aspecto puede tener las consecuencias opuestas.

Gestión de la luz

Muchas ciudades cuentan con normativas y reglas de diseño para iluminarlas, pero en su inmensa mayoría se centran en la iluminación de vialidades, pese a que los vehículos vienen con focos incorporados y las personas (de momento) no, como nos recuerda José Cardona, experto en iluminación de Artec3

Lo que acaba ocurriendo es que la iluminación pública de las ciudades funciona únicamente en lógica vial, con luminarias, interdistancias y alturas frecuentemente fuera de escala (es demasiado común encontrar luminarias entre las copas de los árboles) y dejando la iluminación de las banquetas en manos de la voluntad de los ciudadanos e iniciativa privada.

Y es que la ciudad debería agradecer (o incluso financiar) a los Oxxo, 7 Eleven y a aquellos vecinos que instalan una lámpara de las que se activan al acercarse a su puerta, porque son ellos quienes se están encargando de iluminar esa parte de la ciudad por la que se trasladan los ciudadanos.

Iniciativa estudiantil

Durante marzo de este año, alumnos de Arquitectura de la Universidad del Sur, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, se plantearon denunciar esta forma de gestionar la luz de la ciudad bajo el formato de “Guerrilla Lighting” recuperando la intervención lumínica de Luisa Álvarez en Washington titulada “The Soul of D.C.”

Para concientizar sobre la importancia de la iluminación urbana, varios cuerpos luminosos fueron construidos para luego instalarlos en diferentes puntos del centro de Tuxtla.

También te puede interesar:  Sufren capitalinos hora extra de tráfico

Con lo anterior, los universitarios lograron iluminar de una forma atractiva zonas transitadas que estaban a oscuras.

Resultado final

En esos espacios donde la luz debería ser el elemento que permitiera desarrollar la vida cotidiana a todas las personas más allá del atardecer, pero que la ausencia de iluminación pública lo impedía, ahora eran unos cuerpos, unas personas etéreas, las que inundaban de luz la oscuridad de la calle.

A partir de ahí, la mayoría de las personas que se toparon con los cuerpos luminosos respondieron con curiosidad, y era entonces cuando los alumnos les explicaban el motivo de la intervención.

Este tipo de “guerrillas urbanas” se han ido desarrollando por todo el mundo y buscan sensibilizar tanto a ciudadanos como a gobernantes que la ciudad se debe de pensar y construir de otra forma, y que sin duda, el peatón es el único imprescindible y es por ello el que debe contar con todas las facilidades.

Deja un comentario