Rumbo a Hábitat III: ‘Los expertos se equivocan’

Rumbo a Hábitat III: ‘Los expertos se equivocan’

El Congreso Hábitat III, que Naciones Unidas realizará en octubre en Quito, Ecuador, será uno de los eventos más importantes a nivel mundial para definir hacia dónde deben ir las ciudades para ser sostenibles.
Mientras llega el gran debate de la urbanización mundial de los últimos 20 años, se puso en marcha una serie de eventos para calentar motores. Una de estas reuniones se llevó a cabo en Toluca, a fines de abril.

Inaugurado por Joan Clos, director ejecutivo de ONU-Hábitat y ex Alcalde de Barcelona, el foro de Toluca reunió a expertos de América Latina y el Caribe para explicar sus experiencias y propuestas, por lo general en una línea discursiva común, pero en medio de todos ellos apareció el senador mexicano Francisco Búrquez con un discurso diferente.

“Tenemos que reconocer que el modelo actual para construir nuestras ciu- dades ha fracasado y tenemos dos opciones: o lo corregimos y solucio- namos síntomas o efectos, o nos vamos de lleno a cambiar el modelo, un modelo para el siglo XXI, un modelo que reconozca esta realidad de una ciudadanía mucho más participativa”, indicó.

Con lo anterior, las estrategias del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para recuperar ciudades, los planes del gobierno de Mauricio Macri en Argentina o la recuperación urbana de Brasil quedaron eclipsadas por un alegato liberal contra las políticas públicas urbanas y contra la labor de los expertos que han diseñado ciudades.

Cali cado como polémico por Augusto Barrera, moderador del evento y ex Alcalde de Quito, Búrquez concentró toda la atención con su teoría acerca de la sobrerregulación y la informalidad, aclamada por un público local que daba a la escena un carácter más cercano al mitin político que al de un evento académico.

También te puede interesar:  Introducen cruces en Portland para promover el cuidado hacia los ciclistas

Argumentando que lo presentado en el foro eran errores y fracasos de de- cisiones tomadas por expertos, en una lectura muy particular, el senador por Sonora propuso apartar a los expertos de las decisiones de la ciudad o, como mucho, permitirles trabajar únicamente en el espacio público, deja- do el espacio privado libre de normativas y de camisas de fuerza para que los barrios puedan volver a ser dinámicos.

Según Búrquez, el exceso de regulación sobre alturas, usos y estacionamientos ha destruido los barrios en México y ha lanzado a la gente a los brazos del mercado negro en la periferia.
Entonces: ¿podría funcionar el esquema que propone Búrquez?, ¿cómo sería una ciudad que de la banqueta hacia adentro estuviera libre de regulación?

En muchos casos, los expertos se equivocan y fallan sus previsiones, según lo expuesto en la reunión Hábitat III de Toluca, pero la solución no debería de prescindir de ellos; primero, porque eso no garantiza los aciertos (que es el objetivo final), y segundo, porque asesorarte de un experto y fallar es grave, pero no hacerlo y fallar es una irresponsabilidad imperdonable.

Deja un comentario