Construir con contenedores marítimos

Construir con contenedores marítimos

La construcción con este tipo de contenedores ofrece rapidez, ahorro y sustentabilidad.

Por Andrea Peniche > @aneapt

Como una alternativa de solución a los problemas ambientales y de contaminación que se viven en el mundo, una nueva tendencia ha comenzado a cobrar cada vez más fuerza en la construcción de casas, oficinas, restaurantes, tiendas, escuelas y centros comunitarios: la “Shipping Container Achitecture”.

Se trata de edificios construidos con contenedores de carga, unas estructuras hechas de acero y aluminio, principalmente, que fueron creadas en los años 50 en Carolina del Norte por un camionero llamado Malcom McLean y que por muchos años han facilitado la transportación de mercancías entre los diferentes continentes a bordo de trenes, barcos, camiones o de forma multimodal.

Su vida útil es de 10 a 15 años pues pasado ese tiempo comienzan a deteriorarse, a tener corrosión, oxidación y, lamentablemente, tras cumplir ese ciclo de funciones, son desechados y olvidados en los puertos de todo el mundo; se estima que hay 30 millones de contenedores abandonados. En otras ocasiones, son reciclados y refundidos pero eso genera una enorme cantidad de dióxido de carbono (CO2) debido a que ese proceso necesita una gran cantidad de energía.

No existe una fecha específica de cuándo comenzaron a utilizarse los contenedores en la construcción pero se tienen registros de que fueron utilizados como refugios durante algunas guerras e incluso se habla de que en los años 50 la empresa canadiense Steadman Industries construyó el primer edificio con contenedores.

Lo que sí está claro es que en países como Dinamarca, Estados Unidos, Irlanda, Colombia, Costa Rica, España, Indonesia y en algunas naciones de África han comenzado a reutilizar los contenedores de carga para construcciones habitables y, en esa innovación, México no se quiere quedar atrás.

También te puede interesar:  Será CDMX sede de diálogo para soluciones urbanas al Cambio Climático

Para leer la nota completa consigue ya tu ejemplar de #CityManager03

Deja un comentario