Cuestionan cabida de zoológicos en las ciudades modernas

Cuestionan cabida de zoológicos en las ciudades modernas

Se discute si los zoológicos aún tienen cabida en las ciudades modernas tras hechos recientes de negligencia y corrupción.

Por Pablo Hernández Lodigiani > @Pablohelo

En los últimos días, las muertes de los gorilas Bantú y Jambi en el Bosque de Chapultepec, y el del orangután Maggie en el Brookfield Zoo en Chicago, han prendido el debate de si ha llegado el fin de los zoológicos urbanos en las diferentes ciudades alrededor del mundo.

La muerte de los tres primates vino a esclarecer que existen procesos turbios, ilegales y hasta negligentes en las instituciones que dirigen los zoológicos públicos y privados en las metrópolis, y es por eso que ha surgido con tanta fuerza la iniciativa de eliminar los zoológicos urbanos, es decir, erradicar la idea de ver a los animales a través de un ventanal.

Inversión poderosa

El primer gran obstáculo para eliminar los zoológicos es la inversión. Tan solo en los Estados Unidos, los zoológicos reúnen a más de 181 millones de visitantes cada año, aportando más de 143 millones de dólares a la inversión de estados como Cincinnati, San Diego y Filadelfia, que dentro de sus paquetes de turismo, son representadas como una de las atracciones más importantes del estado.

Resulta ser que en los Estados Unidos existen más de 2 mil empresas que están registradas como “expositores animales” por la Humane Society de los Estados Unidos, es decir, que son reconocidas como empresas que portan permiso de exhibir animales a una audiencia. Establecimientos como estos generan hasta mil 700 empleos por año y recaudan hasta 51 millones de dólares anualmente, por lo que el detalle económico juega un papel muy importante en la decisión de erradicar los zoológicos urbanos.

También te puede interesar:  Sorprenden en Noruega por innovación en planes urbanos

Buenos Aires, Argentina

Sin embargo, existen ejemplos de cómo se han transformado estos espacios. El zoológico de la ciudad de Buenos Aires, en Argentina, contaba con más de 125 años de historia y 18 hectáreas dedicadas a la exhibición de animales como leones, jirafas y orangutanes, no obstante, para finales del mes de junio se decidió cerrar las instalaciones para después transformarlo en un eco-parque, lo cual implicaba retirar a la mayoría de sus mil 500 animales.

Dicha transformación se re-abrió al público el pasado 16 de julio, festejando el primer día de vacaciones en la capital argentina, lo cual reunió a ciudadanos y turistas que aplaudieron la iniciativa de convertir el zoológico en un parque dedicado a la conservación de animales, flora y educación ecológica y ambiental con un fin de rehabilitación y liberación.

Ciudadanos de Buenos Aires festejaron la acción de el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, ya que este eco-parque fomentará el respeto de los niños por los animales, demostrándoles que deben vivir en libertad, plenitud y cuidado, educando a los visitantes en un hábitat más abierto y natural.

Arizona-Sonora Desert Museum

Otro ejemplo de transformación exitosa es el Arizona-Sonora Desert Museum ubicado en Tucson, Arizona, que ejemplifica qué dirección pueden tomar los zoológicos urbanos, ya que este espacio se dedica a la educación de la tierra y de la fauna que habita la zona desde una perspectiva de visita, ya que si bien no incluye a los osos polares y leones que emocionan en los parques, eso es lo que demuestra el mal y anti-natural camino que han tomado los zoológicos en las ciudades del mundo.

También te puede interesar:  Participan vecinos en mejoramiento urbano
El Arizona-Sonora Desert Museum ofrece ver a los animales en su hábitat natural. Es acuario, reserva natural, zoológico y centro dedicado a la formación ambiental.
El Arizona-Sonora Desert Museum ofrece ver a los animales en su hábitat natural. Es acuario, reserva natural, zoológico y centro dedicado a la formación ambiental.

En México

Por su parte, María Elena Hoyos, ex directora del Zoológico de Chapultepec, recomendó transformar estos espacios en santuarios para animales exóticos y reservas para animales locales, y solo para aquellos que requieran de una constante atención y apoyo humano para lograrse conservar.

“Los demás hay que dejarlos en su lugar”, explicó en una entrevista para radio con Noticias MVS, “Actualmente tenemos muchas herramientas virtuales para caminar a lado de un tigre de bengala.” (…) “Los niños van muy poco al zoológico”, agregó, “va mucha gente pero no muy seguido, entonces esos animales dedican su vida a esperar a que un niño los vea por una o dos veces. (…) La realidad virtual es mucho más impactante, a un niño no le hará falta ver un elefante, y no debemos esclavizarlos (a los animales) en horarios, en costumbres, en alimentación. (…) “Si los zoológicos siguen existiendo, deberán acreditarse en bienestar y seguridad.”

Actúan ciudadanos en contra del Zoológico de Cahpultepec

A través de Change.Org, se está organizando una petición para el Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, la cual busca el cierre del Zoológico de Chapultepec por ser transformado en un lugar de exhibición y maltrato.

Hasta el momento, arriba de 3 mil 500 personas han firmado la petición ciudadana organizada por Polimnia Romana, habitante de la Ciudad de México, con el que además se busca realizar algo similar al “zoo” de Buenos Aires, ya que la demanda incluye la sugerencia de transformar este espacio ubicado en el centro de la Ciudad en un parque sustentable e interactivo dedicado a la formación y educación de la vida silvestre del país y el mundo.

También te puede interesar:  Sueña hospital de Detroit con urbanismo inclusivo
Con información de City Lab, Clarín, Change.org y Noticias MVS

Deja un comentario