Entrevista Javier Toscano, proyecto Chavos Banda

Entrevista Javier Toscano, proyecto Chavos Banda

CONECO y NERIVELA presentaron “Arquitectura Social como reconstrucción subjetiva” en la Muestra Internacional de Arquitectura de la Bienal de Venecia 2016.

Por Óscar Rojas > @oskar_rojasv

El trabajo entre los colectivos CODECO (Consejo para el Desarrollo Comunitario) y Nerivela es un esfuerzo que busca la transformación de hábitos e inercias culturales a nivel personal y colectivo, así como la rearticulación de las estructuras ideológicas de fondo a través de situaciones cultural-artísticas y sus múltiples vías de interacción con el entorno.

El Deportivo Chavos Banda es un espacio autogestivo de encuentros y reconstrucción subjetiva, el cual está construido alrededor de luchas comunes y sueños compartidos.

El resultado de esta simbiosis es el proyecto Arquitectura Social como reconstrucción subjetiva, el cual participó recientemente en la Muestra Internacional de Arquitectura de la Bienal de Venecia 2016, dentro de las categorías Ciclos, trayectorias y procesos arquitectónicos, como en el de Documentación y análisis de despliegues sociales del espacio construido.

En entrevista para Revista City Manager, Javier Toscano, coordinador del proyecto, nos cuenta acerca de cómo se generó el trabajo en el deportivo y el impacto que tuvo en la Bienal.

Imagen: NERIVELA
Imagen: NERIVELA

CM: ¿Cómo nace la relación entre CODECO (Chavos banda) y Nerivela?

En Nerivela hemos trabajado en alianza con los chavos de CODECO para que dirijan sus propias fuerzas en torno a la organización de su memoria colectiva, a través del eje arquitectónico y territorial que los hizo unirse como estrategia de supervivencia y desarrollar aptitudes de reconstrucción subjetiva. Venimos de varias aéreas humanistas, arte y cultura, más no hacemos arte necesariamente, pero si elaborando estrategias culturales para embarcarse en propuestas de valor agregado, no se trata de pensar en trazos de calles, si no como uno se puede organizar y esa organización misma va generando cuerpos de trabajo y patrones que tienen valor natural.

También te puede interesar:  Las áreas urbanas más densas en el 2016

CM: ¿Qué características tiene y cómo surge el proyecto “Arquitectura Social como reconstrucción subjetiva”?

A partir de esta geografía en Iztapalapa, el espacio público que ganaron los chavos (Deportivo Chavos Banda), es importante mencionar que no es un espacio privatizado y esto sirve de experiencia para generar otros proyectos en el futuro.

Este es un espacio público que tiene una fuerza de sinergias que generan una transformación para un bien común y el reto es darle salida a estas fuerzas junto con la reflexión del espacio público, si no como es el potenciamiento de lo que es común y social.

Por ejemplo, por un lado el Deportivo se llama Deportivo Chavos Banda y del otro Bandas Unidas, lo que quiere decir es que hay dos bandas en pugna; pero lo que estamos haciendo es dar entender estas cosas y mecanismos de donde vienen ellos y generar los propios procesos, entendiendo que hay más allá y que si existe un futuro es a través de revalorizar estos conceptos.

CM: ¿Cómo les fue en la Bienal de Arquitectura de Venecia 2016?

Este proyecto en especí co no luce en arquitectura, más bien es el aglutinador de las fuerzas, este tipo de proyectos es como el construir, habitar, diseñar y genera repercusiones sobre tu vida misma; sobre tu auto compresión y su biografía en colusión con su espacio público. La arquitectura no solo son paredes, es como los ujos de vida que lo atraviesan, eso fue lo que le interesó mucho al jurado.

CM: ¿Qué experiencias compartieron en la Bienal?

Nosotros nos vinculamos con proyectos de Italia, esto fueron búsquedas propias durante la Bienal para estar en contacto con experiencias parecidas de índole social donde la transformación de algo importante para ellos. El intercambio de experiencias fue algo poderoso, eso da ánimos para lo que se está haciendo en Iztapalapa.

También te puede interesar:  Seis lugares libres de autos en el mundo

Deja un comentario