¿Cómo es la vida en una ciudad sin autos?

¿Cómo es la vida en una ciudad sin autos?

En el siglo XXI la ciudad de Pontevedra ha experimentado un renacimiento cultural al mismo tiempo que una transformación urbanística: peatonalización del centro de la ciudad, ampliación de carriles para bici, recuperación del patrimonio histórico y natural, rehabilitación de edificios y espacios públicos, aumento de zonas verdes y paseos y sendas peatonales, entre otras iniciativas.

El caso de la ciudad Pontevedra, se caracteriza porque alejó a los vehículos del centro y recuperó la tranquilidad y la belleza de la misma. La banda sonora habitual de la ciudad ha sido reemplazada por el trino de pájaros y la charla de humanos.

La gente no grita, o gritan menos. No hay motores acelerados o bocinazos, ni rugidos metálicos de motos, ni gritos de gente tratando de hacerse oír por encima del ruido. Nada de la banda sonora habitual de cualquier otra ciudad del mundo.

Lo que se oye en la calle de Pontevedra es el canto de los pájaros, el tintineo de las cucharas de café y el sonido de las voces humanas. Los maestros conducen a los niños pequeños por la ciudad sin el temor constante de que uno de ellos se desvíe hacia el tráfico.

Ciudad peatonal

Miguel Anxo Fernández Lores es alcalde de la ciudad gallega desde 1999. Su filosofía es simple: poseer un automóvil no le da derecho a ocupar el espacio público.

“Antes de convertirme en alcalde, 14 mil autos pasaban por esta calle todos los días. Más automóviles pasaban por la ciudad en un día que las personas que viven aquí”.

Las interrogativas eran las siguientes: “¿Cómo puede ser que los ancianos o los niños no puedan usar la calle a causa de los automóviles?”, pregunta César Mosquera, jefe de infraestructuras de la ciudad. “¿Cómo puede ser que la propiedad privada, el automóvil, ocupe el espacio público?

También te puede interesar:  Refuerza Ámsterdam la idea de ser la mejor ciclo-ciudad del mundo

Lores se convirtió en alcalde después de 12 años en la oposición, y en un mes había peatonalizado los 300 mil metros cuadrados del centro medieval, pavimentando las calles con losas de granito.

“El centro histórico estaba muerto”, dice. “Había muchas drogas, estaba lleno de autos, era una zona marginal”. Era una ciudad en declive, contaminada, y había muchos accidentes de tráfico, estaba estancada. La mayoría de las personas que tuvieron la oportunidad de irse lo hizo. Al principio, pensamos en mejorar las condiciones del tráfico, pero no pudimos elaborar un plan factible. En cambio, decidimos recuperar el espacio público para los residentes y para hacer esto, decidimos deshacernos de los automóviles”.

Detuvieron los autos que cruzaban la ciudad y se deshicieron del estacionamiento en la calle, ya que las personas que buscan un lugar para estacionar son las que causan la mayor congestión. Cerraron todos los aparcamientos de superficie en el centro de la ciudad y abrieron unos subterráneos y otros en la periferia, con 1,686 lugares libres. Sacaron los semáforos a favor de las rotondas, ampliaron la zona sin automóviles de la ciudad vieja al área del siglo XVIII y utilizaron redujeron el límite de velocidad a 30 km / h.

Los beneficios son numerosos. En las mismas calles donde 30 personas murieron en accidentes de tráfico entre 1996 y 2006, solo tres murieron en los 10 años siguientes, y ninguna desde 2009.

Las emisiones de CO2 han bajado un 70%, y mientras otras ciudades de la región se reducen, el centro de Pontevedra ha ganado 12 mil nuevos habitantes. Además, la suspensión de los permisos para grandes centros comerciales significó que las pequeñas empresas, que en otros lugares no han podido soportar la prolongada crisis española, han logrado mantenerse a flote.

También te puede interesar:  Preparan plan de acción ante cambio climático

Reconocimientos

En noviembre de 2014 le fue concedido el galardón mundial ONU-Hábitat, entregado en Dubái (Emiratos Árabes Unidos) que la reconoce como una de las ciudades europeas más cómodas para vivir, especialmente en materia de calidad urbana, movilidad y accesibilidad.

En 2015 le fue concedido por el mismo motivo el premio de excelencia urbana del Center for Active Design en la ciudad de Nueva York y el premio Ciudad de Movilidad Inteligente Euro-China 2015 entregado en Hong Kong.​ El modelo urbano de Pontevedra despierta interés en Francia, Italia, Portugal, China, México o Corea, entre otros países. La ciudad se ha convertido en un modelo a nivel nacional e internacional.

 

Deja un comentario