La expansión de la mancha urbana  y sus principales consecuencias

La expansión de la mancha urbana y sus principales consecuencias

El futuro del Suelo de Conservación (SC) y las Áreas Naturales Protegidas (ANP) en la Ciudad de México determinará el futuro de sus mantos freáticos y, por lo tanto, de la principal fuente de abastecimiento de agua potable para sus 8.6 millones de habitantes, a pesar de ello, los bosques que rodean a la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) han ido desapareciendo de manera acelerada, a medida que crece y se densifica de manera desordenada la urbe sobre este suelo de conservación.

Con la pérdida de bosques y la ocupación del suelo con construcciones, se impide la filtración de la lluvia que antes se filtraba lentamente durante su larga travesía hasta alcanzar los acuíferos que nos proveen de agua potable.

La sobreexplotación de los acuíferos subterráneos, aunada a la contaminación y desecación de los cuerpos de agua superficiales, ha convertido a la Cuenca del Valle de México en la zona con menor disponibilidad de agua en el país: 182m3/ hab/año. Esta cifra permite apreciar la situación crítica de este recurso, ya que a nivel internacional el umbral mínimo es de mil m3/hab/año.

Las plantas de tratamiento de aguas residuales son insuficientes para tratar la totalidad de las aguas negras generadas, lo que hace necesaria la construcción de nuevas plantas que puedan tratar la totalidad de las aguas residuales de la ciudad.

Suelo de Conservación (SC)

La realidad actual reflejada en el Suelo de Conservación es compleja, producto del avance de la mancha urbana, ocasionada principalmente por el acelerado proceso de urbanización experimentado en las últimas décadas. Su problemática se refleja, entre otras cosas, en la pérdida de cubierta forestal, pues tan solo en el período de 1985 a 2010, se perdieron 470 ha/año.

También te puede interesar:  Un tercio de las ciudades de C40 Cities han registrado caídas en sus emisiones de gases de efecto invernadero

En gran medida dicha pérdida se debe a la ocupación ilegal de áreas naturales con alto valor ambiental, afectadas por asentamientos humanos irregulares, y por el crecimiento y desdoblamiento de los pueblos rurales y sus actividades económicas, entre otros factores.

El Suelo de Conservación ocupa 59% (87 mil 296.74 ha) del territorio de la Ciudad de México. Se encuentra ubicado en las alcaldías: Álvaro Obregón, Cuajimalpa de Morelos, Gustavo A. Madero, Iztapalapa, La Magdalena Contreras, Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco. Tres de estas demarcaciones concentran 73% del Suelo de Conservación: Milpa Alta (32%), Tlalpan (29%) y Xochimilco (12%).

Beneficios de los Suelos de Conservación

Ofrece diferentes bienes y servicios ambientales, como son: la recarga del acuífero, captura de Bióxido de Carbono (CO2), y sirve como hábitat de varias especies de fauna, algunas consideradas endémicas de la Cuenca de México.

Un aspecto de afectación particular del Suelo de Conservación es que se le ocupa como tiraderos clandestinos de residuos de la construcción, al menos se tiene identificados 68 sitios y las alcaldías que concentran el mayor número de sitios son: Xochimilco, Tlalpan, Tláhuac y Milpa Alta.

Áreas Naturales Protegidas (ANP)

Las Áreas Naturales Protegidas (ANP) son espacios físicos naturales en donde los ambientes originales no han sido modificados ni alterados por las actividades antropogénicas o como espacios que requieren ser preservados y restaurados por su estructura y función para la recarga del acuífero y la preservación de la biodiversidad.

Actualmente hay 24 ANP que comprenden una superficie de 25 mil 136 ha, de las cuales 3 son administradas por el Gobierno Federal y 21  por la Secretaría del Medio Ambiente local o la alcaldía política mediante convenio. Cabe resaltar que la propiedad de las mismas es ejidal y comunal.

También te puede interesar:  Efectos del cambio climático se exponen en Chapultepec

De las 17 ANP de competencia local, solamente 7 cuentan con un Programa de Manejo (PM) publicado pero desactualizado; sin embargo, se tiene la meta de que todas las ANP cuenten con este instrumento que norme su administración, manejo, operación y conservación de acuerdo a la legislación vigente.

Las ANP están sometidas a una fuerte presión por el crecimiento urbano; así como la extracción ilegal de recursos naturales por ejemplo madera, piedra, flora y fauna. Aunado a lo anterior, son áreas vulnerables a ilícitos ambientales como la ocupación irregular del Suelo de Conservación. Por lo que, sin duda, uno de los principales retos de atender en las ANP es que todas cuenten con su Programa de Manejo y se fortalezca la estructura de vigilancia con lo cual puede garantizar su conservación y protección efectiva.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *