¿Qué genero son las ciudades, el entorno urbano y los espacios públicos?

¿Qué genero son las ciudades, el entorno urbano y los espacios públicos?

Más del 70% de los mexicanos viven en ciudades y por ello es oportuno cuestionar cómo se consolida y construye el entorno en el que vivimos y convivimos.

Por Gabriela Jurado Gutiérrez > @citymanager_

En específico, qué necesidades refleja el entorno urbano y de quién son; y cómo podemos transformar los espacios públicos y las ciudades en lugares inclusivos, que representen oportunidades, servicios y derechos humanos para todos y todas, desde el principio de igualdad.

Las ciudades y espacios públicos, son espacios artificiales construidos por seres humanos en contextos particulares. Esto lleva a que estos espacios, reflejen el entendimiento de la realidad de una sociedad en un momento específico, la distribución de poder y los recursos, así como las relaciones entre las y los diferentes habitantes.

Estos elementos, se traducen en la priorización de determinadas actividades y necesidades para grupos poblacionales específicos. Considerar que las ciudades son una construcción social que reflejan la distribución de poder e intereses, implica diversos elementos. En primer lugar, que el entorno urbano, la distribución de los equipamientos y servicios, y el ordenamiento territorial, reflejan los intereses de los tomadores de decisiones tradicionales, es decir varones, adultos, con pleno ejercicio de capacidades físicas y desde la afirmación de la división sexual del trabajo.

En segundo lugar, que existe una falsa neutralidad de género en la toma de decisiones, el entendimiento y gestión de las ciudades y por ende de los espacios públicos; y por último que así como se construyeron, con relativa facilidad se pueden cambiar, rediseñar y transformar de acuerdo con los nuevos principios y concepciones de una sociedad determinada –transitando hacia ciudades inclusivas e incluyentes que eliminen la desigualdad.

También te puede interesar:  Ciudades toman acción ante adicción al celular

Tradicionalmente, la ciudadanía y las ciudades se han diseñado y construido dando prioridad a las actividades económicas (en lugar de complementarse con actividades de cuidado), el mundo público y los espacios asignados para varones.

El reconocimiento de esta realidad, conlleva a plantear algunos cuestionamientos, ¿las ciudades ayudan a todos y todas a realizar las actividades diarias o solamente a algunos grupos de la población? ¿el diseño y distribución de los espacios públicos facilita que determinadas poblaciones los usen? ¿como sociedad, estamos satisfechos con las ciudades, entornos urbanos y espacios públicos que tenemos disponibles? ¿qué ciudad ayudaría a que todos y todas las habitantes podamos contar con las mismas oportunidades?

Estas reflexiones se han realizado en diferentes ciudades a nivel global y desde foros internacionales promovidos por organismos multilaterales. El consenso global, está orientado a cambiar el paradigma urbano y transformar las ciudades en espacios inclusivos, incluyentes, que reflejen principios de igualdad y las experiencias y necesidades de todos y todas las que habitamos las áreas urbanas. Una herramienta ya desarrollada y disponible para lograr implementar los grandes principios de igualdad en las ciudades, es el urbanismo con enfoque de género para vincular el entorno y el territorio con las personas, sus actividades cotidianas y necesidades; reconociendo la importancia de las actividades de cuidado , y que el ser humano se debe ubicar en el centro de la planificación, gestión, construcción de las ciudades y los espacios públicos.

A partir del reconocimiento de que las ciudades reflejan grandes desigualdades, tenemos la oportunidad de definir – y exigir a las y los tomadores de decisiones- esta nueva visión de ciudad, en donde se ubique al ser humano en el centro, con principios de igualdad, con mecanismos que permitan acceder a todas las oportunidades que representan las ciudades, y que garanticen el acceso y ejercicio de todos los derechos humanos en el lugar que vivimos.

  • El concepto de división sexual del trabajo, de acuerdo a la CEPAL, analiza la distribución de tareas, actividades y responsabilidades a partir de roles de género asignados por sexo; esta visión tradicional asigna a los varones el rol de proveer los recursos económicos a las familias mediante su trabajo en el ámbito público, y a las mujeres las tareas domésticas, de crianza de hijos e hijas y el ejercicio de las labores de cuidad de otros.
  • De acuerdo a UNICEF, género se refiere a las ideas, normas y comportamientos que la sociedad ha establecido para cada sexo (características fisiológicas y sexuales con las que nacen mujeres y hombre), y el valor y significado que se les asigna.
  • Conjunto de actividades relacionadas a las necesidades más básicas y relevantes para la existencia y reproducción de las personas, en las sociedades en las que viven; permiten a las personas alimentarse, educarse, estar sanas y vivir en un entorno propicio. Para complementar el análisis, se asocian las actividades de cuidado con el trabajo no remunerado, realizado dentro del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *