El plástico, el enemigo a punto de vencer

El plástico, el enemigo a punto de vencer

¿Sabías que el plástico tarda en degradarse entre 100 y mil años? ¿Qué pasaría si ese lapso de tiempo se redujera a 3 días? Esto ya es una inminente realidad.

Por Lucía Velázquez > @Lu_VelazquezB

El plástico tiene una historia larga, de más de 150 años desde su primera aparición. Su uso fue siempre creciente al punto de convertirse en un material insustituible.

Su uso constante no deriva solo de su versatilidad, sino también del nivel de la satisfacción de las necesidades de una sociedad en expansión y que sostiene su economía en una dinámica de consumo, lo cual, además, provoca una gran presión sobre el planeta debido a la extracción de materias primas.

En este contexto, en la producción del plástico no sólo se obtienen y transforman recursos naturales sino también se genera una gran cantidad de residuos que la Tierra no puede asimilar.

Ante esto, un grupo multidisciplinario de científicos mexicanos, liderado por la doctora Carmen Sánchez, adscrita al Centro de Investigación de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT), ha abierto una ventana de solución ante esta invasión de basura ya que encontró un hongo fitopatógeno que tiene la capacidad de degradar un aditivo de los plásticos en tan sólo 60 horas. El compuesto que se degrada es la parte plastificante conocida como ftalatos, que es lo que proporciona la flexibilidad a los plásticos que lo contienen. Esto, de acuerdo con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Hongos que degradan el plástico

La doctora Sánchez menciona los dos tipos de hongos que se usaron para este estudio: los comestibles y los fitopatógenos, es decir, los que infectan las plantas. “El hongo Fusarium culmorum mineraliza completamente el plastificante, es decir, lo degrada por completo. Pleurotus ostreatus también degrada el compuesto, pero no lo mineraliza totalmente. Esto es debido a que Fusarium culmorum produce mayor cantidad de cutinasas que Pleurotus ostreatus”.

La investigadora afirma: “El hongo Fusarium culmorum mineraliza de manera completa el plastificante, es decir, lo degrada en su totalidad”.

También te puede interesar:  Ciudades sin rostro humano

Los plastificantes se encuentran en las tintas que se usan en las industrias papeleras y como componentes de los adhesivos que se encuentran en los sobres de papel y cajas de cartón. Por ello, se tomaron muestras de un lugar donde dicho material estuviera presente: una empresa recicladora de papel, en la que aislaron organismos y, dentro de éstos, el hongo Fusarium culmorum.

Se ha reportado que estos plastificantes actúan como disruptores endocrinos. Esto quiere decir que además de contaminar el medio ambiente también pueden dañar la salud humana.

¿En dónde habita el hongo?

El Fusarium culmorum es un hongo fitopatógeno que infecta las plantas dada su habilidad de producir unas enzimas que se llaman cutinasas. La producción de estas enzimas hace que la cutina que se encuentra en la pared de las plantas sea degradada, lo que facilita el proceso de infección en éstas. Esto es, las enzimas cutinasas son capaces de romper los enlaces ésteres que se encuentran en los plastificantes como di (2-etilhexil) ftalato y dibutil ftalato y, de esta manera, iniciar el proceso de degradación de algunos plásticos como el PVC.

Los resultados completos se encuentran en el estudio “Degradación de plastificantes empleando hongos filamentosos”, en el que participan investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Iztapalapa, y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

 

Deja un comentario