La Rojeña en la metáfora del recorrer con método y anticipación

La Rojeña en la metáfora del recorrer con método y anticipación

No te pierdas cada miércoles la videocolumna “LA ROJEÑA”, la cual te llevará a recorrer las calles de esta gran ciudad a través de sus metáforas urbanas.

A diario todos nos movemos por la ciudad usando sus calles para conectarnos, lo podemos hacer por distintos medios como el simple hecho de caminar o usando vehículos no motorizados como una bicicleta o vehículos motorizados como el transporte público o un automóvil.

Este ir y venir de un destino a otro se realiza por una necesidad que corresponde a un factor socio – demográfico; estos recorridos y caminos que pueden ser territorios conocidos o nuevos, imaginados o soñados son espacios en 4D porque además de las tres dimensiones básicas de cualquier espacio en la movilidad es importante el transcurrir del tiempo, tan importante que en un análisis de ella es una de las variables de los recursos consumidos, por eso hablo de recorrer con método y anticipación porque seleccionamos lugares, organizamos recorridos, medimos tiempo y elegimos movilidades.

Y entonces la movilidad que llamaremos la metáfora del recorrer porque no solo tiene que ver con una parte funcional de la ciudad sino con una parte perceptual, representación de una cultura específica de muchos usuarios que se mueven en el espacio en busca de satisfacer sus necesidades, personas que son actores de un escenario que no es más que la representación espacial de donde se vive un hecho. Este hecho puede ser ir a estudiar o a trabajar lo que nos convierte en un “actor viajero local” de deambular o simplemente el hecho sea el vivir allí, ser un habitante del territorio, un “actor observador cotidiano” o ser un “actor anotador de experiencias” ya que su único objetivo de caminar es conocer, ir a un evento, comprar algo específico que lleven a este hecho una sola vez o unas pocas veces.

También te puede interesar:  Ciudad y Vejez: Entrevista con Paola Enciso

Esta metáfora que no es más que un senderismo citadino rápido que me lleva al trabajo en constante estrés o lento transcurrir de visita dominical donde caminas en línea entendiendo a esta como la unión de un punto A con un punto B que necesariamente no es recto y te detienes en un escenario entendido como un fenómeno urbano emergente para estar; se lee e interpreta desde aspectos ambientales, socio – culturales y formales encuadrándolos en un marco sostenible y resiliente ya que en la situación de calentamiento global y fenómenos naturales es imperativo no dejarlos a un lado; sin dejar de pensar que esta interpretación va de acuerdo al tipo de actor que viva el hecho dentro de su escenario particular.

Esta nueva lectura que es una interpretación de una metáfora individualizada de acuerdo a las características particulares de los actores nos invitará a recorrer nuevos caminos ya transitados con miradas nuevas que nos describirán nuevas geografías, nuevos paisajes y posiblemente nuevas ciudades y nuevos territorios con nuevas formas de diseño que por medio del método participativo sea capaz de proveer y habilitar el espacio 4D en nuevas formas de autoconstruirse en conjunto.

Esto no es más que una invitación a cada uno de los lectores a seguir esta sección de LA ROJEÑA esta es la manera en la que decidió llamarse la que escribe estas palabras en honor a una de las mujeres que dieron su vida por la independencia de este país y la cual estará haciendo senderismo por la ciudad en una METÁFORA DEL RECORRER que describirá e interpretará los escenarios, hechos y actores de cada fragmento de esta ciudad y también invitando a que me sugieran caminos ya transitados y así esas miradas ya posesionadas en nuestro imaginario se convertirán en nuevas miradas por los recorridos cotidianos de la ciudad.

También te puede interesar:  Caltongo, una metáfora prehispánica

 

Deja un comentario