La policía mexicana es de las menos confiables en el mundo

La policía mexicana es de las menos confiables en el mundo

El Índice Mundial de Seguridad Interna y Policía ubica a la seguridad mexicana como una de las menos confiables del mundo.

Por Margot Cassani > @citymanager_

La policía mexicana se encuentra entre las diez menos confiables del mundo, por detrás de países como Honduras, Sierra Leona, Etiopía y Tanzania; esto según el Índice Mundial de Seguridad Interna y Policía (WISPI, por sus siglas en inglés), que mide la efectividad de los cuerpos policíacos de cada región ante actos como terrorismo, asalto, asesinato, manifestaciones públicas y prácticas para garantizar la paz.

Indicadores como el modo en el que opera la seguridad interna ante las demandas y los crecientes retos que se han presentado en las ciudades –y que pueden presentarse en el futuro– son considerados para elaborar este medidor internacional.

Los países que cuentan con los mejores elementos de seguridad, según la información publicada, son Singapur, Noruega, Finlandia, Dinamarca, Austria y Alemania; mientras los países con el cuerpo policial menos seguro son: Pakistán, Uganda, Kenia, Bangladesh, República del Congo, México, Camerún, Venezuela y Nigeria.

Puedes consultar el estudio completo en su idioma original aquí.

2 Comments

  1. Hector Hernandez

    Ninguna sorpresa, todos lo sabemos, pero duele ver el nombre de nuestro país de una manera objetiva en un estudio de este tipo. Hace muchos años se le pagó $100k USD a Rudy Guilliani, ex Alcalde de NYC para que hiciera una evaluación de la policía en México y darnos un Manual de qué hacer -como él lo hizo con gran éxito y que aún prevalece en la Gran Manzana- y por supuesto, nada se aplicó o se guardó en un CD en alguna computadora en desuso u obsoleta. A seguir manteniéndonos entre las 10 peores gracias a la clase política y gobernante que padecemos. Pobre México.

  2. Patricia Millet

    Totalmente de acuerdo con el artículo (que tristeza y que vergüenza) y con el comentario de Héctor.

Deja un comentario