El Premio Pritzker

El Premio Pritzker

Su historia  y una breve reseña de los últimos ganadores del galardón: Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta.

Suele emplearse la frase el “Premio Nobel de la Arquitectura” para explicar qué significa el Premio Pritzker; y es que dentro de la disciplina no existe un mayor reconocimiento a la obra y trayectoria de un arquitecto. Es concedido por la Fundación Hyatt y fue creado en 1979 por los Pritzker, una familia adinerada de Chicago propietaria de la cadena de hoteles Hyatt. El primero en recibir este galardón fue el arquitecto estadounidense Philip Johnson, seguido por el arquitecto mexicano Luis Barragán en 1980 (hasta la fecha, es el único que puede presumir nuestro país). Otros galardonados han sido Richard Meier, Oscar Niemeyer, Frank Gehry, Zaha Hadid, Toyo Ito y Alejandro Aravena.


LAS VENTAJAS DE AISLARSE

Gracias a esto “no nos hemos distraído con los problemas profesionales, con envidias. No hemos perdido el tiempo en críticas. Desde ese punto de vista ha sido muy bueno estar aislados. Cuando te distraes menos, puedes profundizar con mayor tranquilidad”.

RAFAEL ARANDA, CARME PIGEM Y RAMÓN VILALTA, DE RCR ARQUITECTES


2017

Este año, el 1º de marzo se anunció que por vez primera el premio se otorgaba a un despacho liderado por tres arquitectos españoles: Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta, de RCR Arquitectes. Su relación profesional de casi tres décadas ha demostrado “un firme compromiso con el lugar y su narrativa”, creando espacios que están en total diálogo con sus respectivos contextos. Al “armonizar materialidad con transparencia, Aranda, Pigem y Vilalta generan conexiones entre el exterior y el interior”, resultando en una arquitectura que es “tanto emocional como experiencial”.

También te puede interesar:  Plan Maestro Granadas, un proyecto inacabado

Aranda, Pigem y Vilalta han pasado sus respectivas carreras desarrollando proyectos con un profundo enfoque e influencia local; la gran mayoría de su obra construida se encuentra en Europa, en particular en la península ibérica y España. En ese contexto, han buscado evocar una identidad universal empleando una paleta de materiales que incluye el acero y el plástico reciclado. “Han demostrado”, según Glenn Murcutt, presidente del jurado de este año, “que la unidad de un material puede otorgarle increíble fuerza y simplicidad a un edificio”. Murcutt agrega: “La colaboración de estos tres arquitectos produce una arquitectura intransigente de un nivel poético, representando un trabajo atemporal, que refleja un gran respeto por el pasado, proyectando a la vez una claridad que pertenece al presente y al futuro”. Queda claro que el valor de la arquitectura producida localmente, en medio de un mundo globalizado, ha sido una preocupación clave en relación con su elección. Según el acta del jurado, “cada vez más personas temen que, debido a esta influencia internacional, perdamos nuestros valores, arte y costumbres locales”. El jurado considera que los arquitectos premiados “nos ayudan a ver, de una manera bella y poética, que la respuesta a la pregunta no es –una u otra– y que podemos, al menos en la arquitectura, aspirar a tener ambas cosas: nuestras raíces firmemente en el lugar y nuestros brazos extendidos hacia el resto del mundo”.


EN 1980 EL ARQUITECTO MEXICANO LUIS BARRAGÁN CANÓ EL PREMIO PRITZKER, EL ÚNICO QUE PUEDE PRESUMIR NUESTRO PAÍS.


En una conversación exclusiva con ArchDaily, Aranda, Pigem y Vilalta afirmaron que “al estar aislados no nos hemos distraído con los problemas profesionales, con envidias. No hemos perdido el tiempo en críticas. Desde ese punto de vista ha sido muy bueno estar aislados. Cuando te distraes menos puedes profundizar con mayor tranquilidad”.

También te puede interesar:  Vivienda vertical, nueva oferta en México

LOS GANADORES

El valor de la arquitectura producida localmente, en medio de un mundo globalizado, ha sido una preocupación clave en relación con su elección.


En 2013, los tres arquitectos fundaron RCR BUNKA, con el fin de “apoyar la arquitectura, el paisaje, las artes y la cultura en la sociedad”. Entre otras actividades, han participado en exhibiciones, incluyendo el III Salon International de l’Architecture en París (1990) y en la Bienal de Venecia de la Arquitectura (en los años 2000, 2002, 2006, 2008, 2012, 2014, 2016). Recibieron el Premio Nacional de Cultura en Arquitectura en 2005, otorgado por el gobierno catalán; el Chevalier de l’Ordre des Arts et des Lettres en Francia, en 2008 y 2014; han sido nombrados Honorary Fellows del American Institute of Architecture (AIA) en 2010; se les otorgó el International Fellowship of the Royal Institute of British Architects (RIBA) en 2012; y fueron premiados con la Medalla de Oro por la Academie d’Architecture francesa en 2015.

Deja un comentario