Agenda urbana, teñida de rosa

Agenda urbana, teñida de rosa

La igualdad de género debe estar dentro de las políticas públicas y la Agenda Urbana debe estar teñida de rosa.

Por Dolores Franco del Colegio de Urbanistas de México A.C. > @Urbanistas_Mx

“La agenda de las mujeres” es en realidad una que incluye, atiende y reivindica las necesidades de diversos sectores de la población, como son los y las jóvenes, niños y niñas, adultos mayores y personas con alguna discapacidad. En el ámbito urbano esto resulta mucho más evidente, aunque aún se cuente con poca investigación en la materia, por ejemplo, en el tema de seguridad ciudadana está demostrado que aquellos lugares o territorios en los que existe presencia de mujeres pueden ser considerados seguros para todos y todas. En el campo educativo se han instrumentado políticas públicas para reducir la brecha de desigualdad entre ambos géneros, las cuales han logrado avances significativos, lo que da como resultado que en el siglo XXI las mujeres constituyan la mayoría de los egresados universitarios.

En este sentido, el siguiente paso para materializar estos avances sería reforzar la igualdad dentro de las políticas laborales, esto con el fin de garantizar el acceso equitativo a fuentes de empleo, mejoras salariales y prestaciones, así como promover el acceso a puestos directivos. Sin embargo, en el sector de las ingenierías y la construcción, en el que tradicionalmente se ubican las cuestiones asociadas a los temas urbanos, las mujeres siguen infrarrepresentadas, lo cual ha redundado en que contemos con poca información e investigación desagregada por sexo y grupos etarios que permitan conocer puntualmente la problemática, además de una incipiente participación en los ámbitos políticos.

También te puede interesar:  ArchDaily, la biblioteca virtual más vista a nivel mundial

Investigaciones en diferentes países han demostrado la dificultad para romper las limitaciones para acceder a puestos gerenciales. Con pocas excepciones, las féminas rara vez exceden 20% en puestos directivos y gerenciales de toma de decisiones.


LA UNIDAD DE GÉNERO EN LA SEDATU IMPULSA PROYECTOS COMO: CIUDAD DE LAS MUJERES, CIUDADES SEGURAS PARA LAS MUJERES Y UN CUARTO ROSA.


 

PARTICIPACIÓN POLÍTICA

Para visibilizar esta problemática, el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat) estableció desde 1996 la necesidad de monitorear la participación política de las mujeres en los procesos de toma de decisión urbanos. Es representativo que el Distrito Federal tuvo la primera mujer que encabezó una secretaría, como la de Desarrollo Urbano y Vivienda en el año 2000, y a nivel federal fue hasta el 2007, en la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio, dentro de la Secretaría de Desarrollo Social.

Actualmente, y a casi 20 años de que ONU-Hábitat impulsara el tema, México dispone de la primera mujer que encabeza una: la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU). De aquí que surja la apremiante necesidad de reforzar el papel de las mujeres en el sector, con el objeto de lograr la equidad. En términos de política pública, recientemente se han dado enormes avances que han reposicionado a México a nivel internacional, y son el resultado del esfuerzo de los hombres y mujeres del sector, pero coincidentemente se han concretado justo cuando la SEDATU está liderada por una mujer, comprometida con la igualdad de género. Al interior de dicha secretaría han surgido estructuras que son pioneras a nivel mundial, como lo son la Unidad de Género, que impulsa proyectos como ciudad de las mujeres, ciudades seguras para las mujeres y un cuarto rosa.

También te puede interesar:  Las ciudades son complejas

EN CIFRAS: 61 MILLONES DE MUJERES HABITAN LA REPÚBLICA MEXICANA (MÁS DE 50% DE LA POBLACIÓN DE MÉXICO).


Otro caso similar es la elaboración y promulgación de la nueva Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, ésta llevaba al menos un sexenio sin poderse concretar y fue impulsada bajo el liderazgo de una senadora que fungía como presidenta del Grupo Mexicano de Parlamentarios para el Hábitat. De aquí que resulte importante difundir estos logros, con el objeto de reinventar la política pública más allá de los géneros, pero para lograrlo sigue siendo necesario conocer de manera precisa las diferencias al analizar los problemas y proponer soluciones.

Trabajar en este sentido es reconocer y visibilizar las necesidades de 61 millones de mujeres que son más del 50% de la población en México. Por todo lo anterior, resulta importante promover que esta nueva agenda urbana teñida de rosa se concrete y evolucione en algunos años a una sin color, que ponga al centro al ser humano en aras de construir mejores ciudades para todos y todas.

Deja un comentario